Valle de Tena

El Valle de Tena (en aragonés Bal de Tena) es un valle pirenaico situado en la comarca aragonesa del Alto Gállego, está recorrido por el río Gállego de norte a sur. Su capitalidad la ostenta la villa de Sallent de Gállego.

El valle cuenta con tres municipios cuya población está dividida en varias pedanías que dependen administrativamente de ellos. Los núcleos urbanos poblados del valle son:
Municipio de Sallent de Gállego (Sallent de Gállego, Lanuza, Escarrilla, Sandiniés y Tramacastilla de Tena)
Municipio de Hoz de Jaca (Hoz de Jaca)
Municipio de Panticosa (Panticosa y El Pueyo de Jaca)
Otras entidades de población menores son:
Portalet d’Aneu, antiguo puesto fronterizo
Formigal, urbanización de la estación de esquí Aramón Formigal
Baños de Panticosa, Balneario perteneciente al municipio de Panticosa
Polituara, aldea abandonada reconvertida en área turística

Algunos valles del Pirineo se dividían históricamente en quiñones, un tipo de demarcación geográfica propia de esta zona de montaña y especialmente extendida entre los siglos XVI y XVIII. El Valle de Tena lo configuraban tres quiñones: el de Sallent, el de Panticosa y el de La Partacua. El primero lo formaban los pueblos de Sallent de Gállego y Lanuza; el segundo Panticosa, El Pueyo y Hoz; y el tercero Tramacastilla, Sandiniés, Escarrilla, Piedrafita, Búbal y Saqués. Los quiñones compartían leyes y privilegios, administrados siempre por las periódicas Juntas Generales del Valle, manteniéndose vigentes hasta 1836.

Clik en las imágenes para verlas en formato completo

Loarre

Castillo de Loarre e Iglesia de San Esteban
El castillo abadía de Loarre es un castillo románico situado en la localidad del mismo nombre, en la provincia de Huesca. Desde su posición se tiene un control sobre toda la llanura de la Hoya de Huesca y en particular sobre Bolea, principal plaza musulmana de la zona y que controlaba las ricas tierras agrícolas de la llanura. Fue construido en el siglo XI y presenta un buen estado de conservación, lo que hace que sea uno de los mejores ejemplos de arquitectura militar y civil del románico de España. Fue denominado Bien de Interés Cultural y Monumento Nacional en el año 1906.
La iglesia de San Esteban se levantó en el siglo XVIII sobre una edificación del siglo XVI de la que sólo se conserva la torre y la capilla que contiene en su piso inferior. En su exterior destaca la esbelta torre de sillería y base cuadrada de tres cuerpos. En la fachada Sur se sitúa la portada de acceso, de estilo barroco, precedida de un pórtico de ladrillo abierto por tres arcos de medio punto. En el interior su estructura consta de una nave, cubierta mediante bóveda de cañón con lunetos, dividida en cinco tramos con capillas laterales entre los contrafuertes, comunicadas entre sí y un coro alto a los pies. La capilla bajo la torre se dedicó al patrón de la localidad cuyas reliquias se conservan dentro de una arqueta relicario de orfebrería de finales del siglo XI. Entre los bienes culturales que conserva también destacan los retablos de San Pedro, la Virgen del Rosario y el de San Demetrio, y tallas románicas del siglo XII que representan a San Pedro y la Virgen con el Niño.

Clik en las imágenes para verlas en formato completo